LLAMANOS GRATIS

Seguramente, muchos de nosotros nos hemos planteado más de una vez:

¿Qué podemos hacer para bajar el precio de nuestra factura de la luz?

La mayoría de conceptos que aparecen en la factura eléctrica: potencia contratada, peajes de acceso, alquiler de contador, etc. tienen un precio marcado y regulado por el gobierno; así que poco podemos hacer para bajarlos ☹. En lo que sí podemos ahorrar es en el término de energía. Por una parte, podemos dejar de pagar más y pasarnos a la electricidad Low Cost de Liberluz y por otra, podemos intentar reducir nuestro consumo.

Dejando a un lado el término de potencia, al que ya dedicaremos varios posts más adelante, hoy nos centraremos en un aspecto mucho más ameno y cotidiano.

¿Cómo afectan los electrodomésticos al consumo eléctrico de nuestra casa?

Es muy común pensar que si apagamos todas las luces de casa el máximo tiempo posible, notaremos un gran ahorro en la factura de la luz. Si bien es cierto que debemos ser energéticamente responsables y no encender las luces a menos que sean necesarias, también es cierto que en determinados momentos del día (o de la noche) sobre todo en invierno, la luz nos resulta imprescindible.

Pero, ¿sabías que la mitad de la electricidad de una casa la consumen los electrodomésticos?

En efecto, aunque cueste de creer, un 44% de la energía que consumimos a diario en nuestras casas viene de los electrodomésticos que tenemos conectados. Esos “aparatos” que llegaron para hacernos la vida más fácil, nos la hacen también mucho más cara.

Y no estamos hablando de grandes aparatos de aires acondicionados o bombas de calor, de suelos radiantes o casas “inteligentes”, nos estamos refiriendo a los electrodomésticos más comunes en todas las casas de España:

De estos tres, el frigorífico es con diferencia el que más energía consume, llegando en algunos casos a representar el 30% del consumo eléctrico del hogar. A nivel energético el consumo de nuestras neveras no es excesivo, aproximadamente unos 1.000kWh, pero lo que hace que consuman tanto es que no pueden apagarse. Estos 1.000kWh representan un consumo constante las 24h del día, 7 días a la semana.

La lavadora y el televisor, se disputan el segundo puesto por razones bien diferentes.

La lavadora tiene un consumo de entre 1.200 y 1.500kWh, mientras que el televisor es el electrodoméstico que menos consume con 100 kWh. Cada uno de ellos representa un consumo eléctrico de alrededor del 10%.

Por suerte, la lavadora funciona durante poco rato (en algunos casos, está días sin encenderse). En cambio la tele pasa una media de 4h al día encendida. En efecto, se calcula que cada español@ pasa unas 4h al día frente al televisor (o, si nos ponemos en plan optimista, con el televisor encendido 😉).

A diferencia de la lavadora, el televisor se apaga muchas veces con el StandBy y este método implica que el “aparato” siga consumiendo energía mientras no lo utilizamos.

El Stand By es sin duda otro de los enemigos del ahorro energético. No apagar correctamente los electrodomésticos se traduce en pagar más en la factura de la luz ya que el consumo, aunque poco, no se detiene.

Si sumamos el 30% del consumo del frigorífico, con el 10% del televisor y otro 10% de la lavadora, nos vamos a que sólo estos tres ya representan el 50% del consumo total de todos los electrodomésticos de una casa. A este consumo habría que añadirle el de todos los otros, grandes y pequeños, que tenemos en cada casa.

Entonces, ¿qué podemos hacer para reducir el consumo eléctrico de nuestros electrodomésticos?

Respecto a la nevera, como no hay más remedio que tenerla todo el día, lo mejor es optar por una de clase energética A+++ (las más eficientes del mercado).

Las neveras A+++ tienen un consumo de 175kWh, mientras que las de clase A consumen 374kWh.

Con la lavadora podemos optar por los programas que lavan en frío, ya que el principal consumo se produce por el calentamiento del agua. Otras buenas medidas son esperar siempre a tenerla llena o bien utilizar programas cortos o Eco. La mayoría de lavadoras ya disponen de estas opciones.

Y… el televisor….

Lo más responsable sería reducir esas 4h que pasamos delante de “la caja tonta”, pero no hemos venido a hablar de cultura sino de ahorro, así que lo mejor es procurar apagarla siempre que no la estemos mirando y sobre todo olvidarnos del Stand By. No sólo el de la tele sino el de cualquier electrodoméstico de nuestra casa.

Así que, como hoy en día parece difícil prescindir de nuestros electrodomésticos, estas sencillas recomendaciones pueden hacernos reducir su consumo y ahorrar en nuestra factura de la luz.

Abrir chat
Hola,
En qué podemos ayudarte?